Las Dos Coreas y las Naciones Unidas (24-26) 

Fuente https://tizzardtranslatesthae.wordpress.com/2019/01/06/two-koreas-and-the-united-nations-24-26/ 

Kim Il-sung finalmente canceló la invitación del Papa a Pyongyang y el aislamiento diplomático de la RPDC empeoró como resultado. En la década de 1990, Kim Il-sung comenzó a experimentar lo que sería una de las últimas tragedias de su vida. Fue en 1991 que recibió una noticia repentina e inesperada de China. 

“Tras el establecimiento de relaciones diplomáticas entre la Unión Soviética y la República de Corea, el equilibrio de poder en el noreste de Asia se ha alterado significativamente. Por lo tanto, China también decidió establecer relaciones diplomáticas con la República de Corea para garantizar que la reciente reorientación de la estructura de poder en el noreste de Asia no favorece solo a los Estados Unidos. Sin embargo, las relaciones con la República de Corea no pueden establecerse sin razón. Además, el reconocimiento de China de Corea del Sur, que en ese momento ni siquiera era miembro de las Naciones Unidas, planteará problemas legales. Por lo tanto, China está tratando de establecer relaciones diplomáticas con la República de Corea solo después de que ambas Coreas hayan sido admitidas en las Naciones Unidas. Por lo tanto, el Partido de los Trabajadores de Corea (PTC) debería abandonar su fuerte resistencia a la política de los ‘Dos Joseones’ (Dos Coreas) y, en su lugar, comenzar a tratar de inscribirse simultáneamente en las Naciones Unidas con la República de Corea.” 

No mucho después, el embajador soviético en la RPDC nos informó que su país estaría adoptando una postura similar. Nos pareció claro que tanto China como la Unión Soviética ya habían llegado a acuerdos con los Estados Unidos y la República de Corea sobre la aceptación simultánea de las dos Coreas a las Naciones Unidas. Kim Il-sung se había opuesto a la noción de “Dos Joseon” toda su vida, creyendo que era poco más que un plan imperialista para fomentar la división del país. Por lo tanto, no era de extrañar que estas últimas noticias lo alarmaran mucho. Por otra parte, Kim Jong-il vio todo esto como algo inevitable, pero sería muy difícil convencer a su padre de tal perspectiva. 

A medida que la RPDC se negaba a aceptar tales propuestas de China y la Unión Soviética, su presión combinada se intensificó lentamente. Nos informaron: 

“Esperemos que a nuestros compañeros se les bajen los humos con esa retórica y perspectivas. En septiembre de 1991, tanto Corea del Sur como Estados Unidos harían que Corea del Sur fuera admitida en las Naciones Unidas en la Asamblea General. Sin embargo, si acepta la ascensión simultánea a las Naciones Unidas de ambos países de Corea, podría ser posible acercarse a los Estados Unidos. Además, si simplemente se niega, es probable que solo se sume la República de Corea a las Naciones Unidas. En tal situación, el Sur finalmente será reconocido como el único gobierno legítimo en la Península de Corea. Esto debe evitarse a toda costa. Por lo tanto, la entrada simultánea de las dos Coreas a la ONU es inevitable”. 

002El ministro de Relaciones Exteriores soviético Eduard Shevardnadze (centro) con el presidente estadounidense Ronald Reagan en la Casa Blanca 

Así, cuando el ministro de Relaciones Exteriores soviético Eduard Shevardnadze visitó Corea del Norte en septiembre de 1990, Kim Il-sung le informó que ahora había decidido cooperar con el Sur en este asunto. Lo que fue aún más alarmante, sin embargo, fueron las afirmaciones de Shevardnadze de que tal progreso no debería retrasarse más. En octubre del mismo año, en las primeras conversaciones intercoreanas de alto nivel, Kim Jong-il propuso que los dos países se unieran a las Naciones Unidas en un solo asiento. Sin embargo, el gobierno de Corea del Sur se opuso firmemente a esta sugerencia. Esto, a su vez, volvió a China. Los intentos de la RPDC de bloquear la entrada simultánea de las dos Coreas a las Naciones Unidas entablando conversaciones con el Sur como una táctica de demora en última instancia resultaron en fracaso. 

En mayo de 1991, recibimos una notificación del gobierno maltés (Guido de Marco), el entonces presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nos informó que, mientras ocupaba el cargo de presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Malta esperaba visitar la RPDC, reunirse con Kim Il-sung y finalizar el tema de unirse a las Naciones Unidas. Se formó un comité dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte y se me eligió para operar como traductor y guía para la delegación de Malta. Las cosas ahora estaban progresando como Kim Jong-il las había imaginado. No mucho más tarde, el Ministerio de Relaciones Exteriores recibió una orden de Kim Jong-il. 

“El Líder Supremo ha tomado la decisión de aceptar la membresía conjunta de las Naciones Unidas. Ahora, debemos obtener fondos tanto de China como de la Unión Soviética. Debemos asegurarnos de que si seguimos adelante con esto, tanto China como la Unión Soviética trabajarán para ayudarnos a establecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos”. 

Anuncios

Un comentario sobre “Las Dos Coreas y las Naciones Unidas (24-26) 

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: